Desde que Filípides sin saberlo originó la prueba de la maratón hace ya muchos siglos, el ser humano siempre ha tenido interés por crear nuevas pruebas en las que la velocidad y la competición acaban siendo dos elementos inseparables y que no se podrían entender por separado. Y no solo en pruebas que pongan a prueba la capacidad física del ser humano como la maratón y demás pruebas de atletismo, sino también en pruebas donde llevan sus últimas invenciones al límite. Y claro está, con esta tendencia los drones no iban a ser ninguna excepción a esta norma y tarde o temprano iban a dar el salto al mundo de la competición. Aunque en muchos casos aún sigue siendo a nivel amateur ya están empezando a surgir las primeras pruebas a lo largo y ancho del mundo.
En Francia existe una asociación llamada Airgonay que organiza carreras temáticas de hasta 24 participantes con sus correspondientes drones de más de dos hélices. En una de sus últimas ediciones, la carrera se realizó en un bosque buscando emular una de las escenas más emblemáticas de Star Wars en la que el Imperio perseguía a los protagonistas por un bosque. En esta ocasión son grupos de cuatro participantes los que manejarán sus drones por una pista de 150 metros que tendrán que recorrer tres veces para conseguir pasar de ronda, tarea que exigirá el máximo de su concentración ya que a pesar de tan pequeño el circuito, pueden llegar a alcanzar velocidades de hasta 50 kilómetros por hora.
En territorio patrio, fue el circuito de autocross de “Els Peluts” ubicado cerca de Girona, el que por primera vez en España se disputó una carrera de este tipo, cambiando los vehículos de motor que recorren habitualmente sus pistas de tierra por estos divertidísimos aparatos de aeromodelismo. Otro país de habla hispana como es México también se ha abierto a este deporte ya que en la sexta edición de la Campus Party, popular festival tecnológico similar al que se celebra en España en el que se da la bienvenida a miles de personas cada año, tuvo sus primeras carreras de drones con un gran recibimiento que hace pensar que cada vez van a ir cogiendo más peso e importancia en el festival.
También en Estados Unidos está empezando a coger forma las primeras competiciones de estos aparatos. Y es que ya se ha celebrado la primera edición del Drone Nationales, un campeonato que duró tres días y proclamó al primer campeón nacional de esta modalidad. Con la implicación de compañías de renombre como Parrot y GoPro, la competición se disputó en un campo de fútbol de Sacramento capaz de acoger más de 11.000 personas, aunque en esta edición no permitieron la entrada de espectadores por medidas de seguridad al ser la primera vez que organizaban un evento de este tipo y en el que registraron velocidades superiores a los 100 kilómetros de hora. Con una bolsa de premios de 25.000 dólares para la primera edición de este campeonato se abre la veda a un nuevo deporte está llamado a crecer cada vez más.
Y es que estos aparatos de tecnología punta que en un principio nacieron con fines militares están llamados a ser uno de los nuevos espectáculos que más espectadores nuevos consigan captar, en una línea similar al que están viviendo actualmente los eSports, con torneos cada vez más grandes y que además de empezar a anunciar grandes premios en metálico empiezan a recibir una cobertura acorde a su repercusión, siendo los ganadores personajes cada vez más conocidos por el público general. Aunque las carreras de drones aún están en una fase embrionaria, no sería raro empezar a ver torneos de gran calibre como puede ser la Fórmula E, otra competición que ha nacido de la aparición de una nueva tecnología como es el coche eléctrico.