no comments

DJI Inspire

Si nos ponen una unidad del DJI Inspire delante de nuestros ojos, lo primero que salta a la vista es su agresivo diseño. Y es que el modelo de la compañía china, en su afán por continuar la línea de éxito que la ha llevado a estar por encima de otras compañías como Parrot o 3D Robotics en el segmenteo de los drones, es sencillamente rompedor. Peor no es el diseño futurista propio de una película de ciencia ficción el que convierte al Inspire en un producto de altas prestaciones, es su cámara capaz de grabar en 4K lo que lo convierte en algo especial.

Y es que este modelo, nacido para desatar la creatividad como han dicho sus desarrolladores, tiene como corazón la cámara, un sensor de tipo CMOS de 12 megapíxels que se combina perfectamente con una gran angular de 94º. Y a partir de esta pequeña maravilla tecnológica de la imagen, han construido el resto del dron, incluidas las patas sobre las que se apoya en tierra y se pliegan en el aire para evitar cualquier interferencia con el objetivo. Además, tiene un gimbal montado que le permite rotar los 360 grados para no dejarse absolutamente nada.

Y es que la cámara es una de las más completas que existen. Teniendo el mínimo de calidad en 1080p y 24 y 60 imágenes por segundo, es la resolución 4K a 24 y 30 imágenes por segundo la que destaca sobremanera. Pero no se queda solo aquí, sino que las fotos que puede capturar, se guardan en formato RAW, que para los menos duchos en estos temas, es el formato que contiene la totalidad de los datos de la imagen tal y como los capta el sensor, sin ningún tipo de compresión o pérdida de calidad que pueden tener otros formatos como JPEG.

Aprovecha su cámara

DJI Inspire 2 con cámara 4K

Para conseguir sacarle partido a esta cámara, el dron trae uno de los sistemas desarrollados por la propia DJI. Se trata de Ligthbride, la herramienta mediante la cual podemos ver las imágenes que está capturando nuestro dron en nuestro teléfono inteligente o nuestra tablet, a una calidad de 720p y una distancia que puede alcanzar los 2 kilómetros de distancia. Unas prestaciones de infarto para un aparato de este tipo.

Pero no se han quedado aquí los chicos de DJI. Y es que para conseguir capturar las mejores imágenes, ofrecen una alternativa extra. Y es la aparición de un segundo mando de control remoto, pero en este caso, única y exclusivamente para controlar la cámara. Por lo tanto, si nos decantamos por esta opción, podríamos llegar a tener a un persona preocupada única y exclusivamente de que el dron no tenga ningún contratiempo en vuelo y a otra persona preocupada de capturar las mejores imágenes apuntando la cámara a donde fuese necesario.

Tras hablar de su espectacular cámara, podemos pensar que el control y el vuelo del dron hay quedado en el apartado de aspectos pendientes. Pero no es así. La gente de DJI es consciente de que un producto de este tipo tiene que tener un buen comportamiento en el aire para poder exprimir el rendimiento de la cámara. Para ello, lo primero en lo que han pensado es en la autonomía, y es que el dron es capaz de mantenerse unos 18 minutos en el aire, un registro muy prometedor.

Control a gran distancia

DJI Inspire 2 en vuelo

Pero no se quedan aquí sus bondades en el aire. El Inspire es capaz de ser controlado por nuestro control remoto a una distancia máxima de 700 metros y una altura máxima de 300. Además, para no perder tiempo en los desplazamientos hasta los puntos de grabación, el Inspire es capaz de desplazarse a una asombrosa velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. Este último registro, puede parecer hasta contraproducente por la estabilidad, pero para ello, han integrado una segunda cámara en la base del dron que apunta permanentemente hacia abajo y cuya misión es detectar el suelo así como posibles obstáculos.

El único problema que tiene esta solución, es que si volamos a baja altura, puede desplegar las patas pensado que vamos a aterrizar, pudiendo introducirse estas dentro del plano. Además, también cuenta con una función de vuelta a casa segura, que una vez la ejecutemos, hará que nuestro dron vuelva por sus propios al punto desde el que haya despegado.

El único pero que tiene este quadricópetero es su precio, que supera los 2600€ en la versión que incluye un solo mando de control. Este precio lo convierte en un dron muy exclusivo, lo que hace que solo puedan disfrutar de su maravillosa cámara 4K aquellos que no tienen ningún tipo de problema económico y los más fanáticos del mundo de la fotografía. Lo que si es seguro, es que una vez vean los maravillosos resultados que van a obtener, el dinero desembolsado por el DJI Inspire no les va a suponer un gran dolor.

DJI Inspire 2 con cámara

DJI Inspire