no comments

DJI Zenmuse H3-3D

En el mundo de los drones, un elemento clave, especialmente cuando pretendemos acoplar una cámara deportiva al dron, es el gimbal. Y antes de entrar en materia con el DJI Zenmuse H3 3D, vamos a hacer una breve explicación de lo que es este aparato para todos aquellos a los que la palabra gimbal les suene a chino.

La definición más técnica, es que un gimbal se trata de una plataforma motorizada, generalmente donde va integrada la cámara, que es controlada por un grupo de sensores entre los que podemos tener acelerómetros, giroscopios y compases magnéticos. Todo esto, bajo la configuración que marque el algoritmo que controle los sensores, consigue algo vital, la estabilización de la cámara que va a montada en esta plataforma. Es decir, el gimbal es el objeto que consigue que nuestra cámara esté continuamente estabilizada independientemente del movimiento del dron, ya sea porque lo estemos desplazando o esté sufriendo la acción de corrientes de viento.

La evolución de un gimbal

DJI Zenmuse H3-3D con cámara GoPro Hero 3

Pues bien, la compañía china DJI, una de las referentes en el mundo de los drones, presentaron junto con la última generación de su dron Phantom, el gimbal Zemmuse H3-3D. Y realmente, esta evolución de su gimbal, ha alcanzado unos niveles que prácticamente rozan la perfección, ya son muy pocos los que pueden soportar la comparación sin quedar en evidencia.

Este Zemmuse H3-3D se trata de un gimbal de 3 ejes, construido en una aleación de aluminio, lo que lo convierte en un accesorio muy ligero, perfecto para cualquier dron en el que podamos instalarlo, ya que es compatibles con más modelos además de la gama Phantom de DJI. Además, este gimbal cuenta con brushless de alta precisión y un módulo IMU incorporado y totalmente independiente. Sin duda, es la culminación de toda la tecnología de la gama Zenmuse en un producto único.

Tecnología

DJI Zenmuse H3-3D soporte para cámara

Y a pesar de que pueda parecer complejo debido a tecnología con la que cuenta, la mayor virtud de este gimbal, es que oculta toda esa tecnología punta bajo una capa de sencillez asombrosa. Es tan simple que es un exponente del plug and play más puro. En el momento que lo instalemos, pasaremos a ver desde el primer instante cómo nuestra cámara se beneficia de una estabilidad similar a la que tendríamos colando la cámara sobre el suelo.

Este gimbal, que además está pensado para trabajar con los modelos de GoPro, especialmente con el 3, 3+ Silver o Black, supone una inversión que ronda los 90€, aunque en el momento que empecemos a ver los vídeos de nuestra cámara en los que no habrá ningún tipo de incómoda vibración, no nos acordaremos del gasto extra que supuso a nuestra cartera.

DJI Zenmuse H3-3D vista posterior

DJI Zenmuse H3-3D