no comments

Epson Moverio

Los wearables, o gadgets tecnológicos que podemos llevar encima en sustitución a objetos tradicionales como el reloj o las gafas llevan unos últimos años en los que su mundo se asemeja a una carrera en la que cada día aparece uno nuevo con más funcionalidades que el modelo que acaba de sacar otra compañía semanas atrás. Y en este caso, vamos a hablar de uno los participantes de esta lucha. Se trata del Epson Moverio BT-200, la segunda generación de las gafas de realidad aumentada del fabricante japonés.

Aunque lo primero que puede sorprender, es que no son solo unas gafas. Moverio BT-200 es un pequeño conjunto compuesto por unas gafas conectadas mediante cable a un pequeño controlador que es donde manejaremos el conjunto gracias al sistema operativo Android 4.0 que tiene instalado en su interior.

Excelente hardware

Epson Moverio conectada por cable a un controlador

Una vez empezamos a probar las gafas, lo primero que salta a la luz es que estamos ante un producto muchísimo mejor que su predecesor. El BT-200, además de ser significativamente más ligero, es capaz de conseguir de un modo mucho más efectivo que sus usuarios se sumerjan en la experiencia que ofrecen las aplicaciones de realidad aumentada de las que vamos a poder disfrutar con estas gafas de Epson.

En cuanto a su hardware, parte del cual está instalado en el controlador que deberemos llevar conectado a nuestras gafas, se compone de un procesador dual core de 1,2 GHz y 1 GB de memoria RAM, lo suficiente como para no tener que sufrir un lag incómodo cuando estemos utilizando las gafas. Además, también contaremos con una pequeña cámara pensada más para ser efectiva en aplicaciones de realidad aumentada que en la toma de fotos, así como un conjunto de brújulas, giroscopios y otros elementos que medirán todos los movimientos que hagamos con las gafas puestas.

Ergonómica

Montura de la Epson Moverio

En cuanto a la ergonomía de las gafas, se puede decir que este modelo es cómodo e incluso permite tener puestas unas gafas tradicionales debajo de las BT-200, aunque sí es cierto, que en caso de proceder a hacer un uso prologando de las gafas como puede ser, ver una película, pueden llegar a hacerse incómodas, más aún si estamos en movimiento o en alguna habitación con demasiada luz, ya que obligará a nuestros ojos a hacer un esfuerzo mucho más pronunciado para enfocar la vista en las pantallas de estas gafas al carecer estas de apéndices que busquen el efecto de estanqueidad a la luz exterior con el que facilitar al usuario la tarea de evadirse del exterior.

Las gafas son capaces de proyectar las imágenes en una resolución de 960×540, lo que supone al final un equivalente a tener una pantalla de 80 pulgadas a unos 8 metros de distancia, resultando una imagen final similar a una pantalla de 1080i HD. En cuanto al audio, pues como suele ser habitual en estos gadgets, contaremos con dos pequeños auriculares que tendremos que ajustar dentro de nuestros oídos como hacemos habitualmente con los de un MP3 o una radio.

Calidad

Aspecto interno de los cristales de la Epson Moverio

Por lo tanto, una vez hemos visto a grandes rasgos que es lo que ofrecen las gafas Moverio BT-200, podemos considerarlas como unas gafas lo suficientemente buenas como plantearnos el desembolso de 699€ que es su precio actual si tenemos mucho interés por adquirir nuestras primeras gafas de realidad aumentada. Son una gran evolución respecto a su predecesor, las Moverio BT-100, un modelo que vio la luz en 2011, pero que al igual que estas BT-200, se encuentran en un proceso de continua evolución y es de esperar que los siguientes modelos de estas gafas sean mucho más completas y precisas.